lunes, 3 de enero de 2011

¡Callaos, putas del decimosexto!

Stravinsky recuerda el estreno de La consagración de la primavera, el 29 de mayo de 1913.

(…) Desde el principio de la ejecución se escucharon leves protestas contra la música. Luego, cuando el telón se alzó sobre el grupo de lolitas patizambas y de largas trenzas que saltaban arriba y abajo (Danza de los adolescentes) estalló la tormenta. Gritos de “¡Callaos!” se oyeron a mis espaldas. Oí a Florentt Schmitt que gritaba “¡Callos, putas del decimosexto!”, las chicas del decimosexto eran, desde luego, las señoras más elegantes de la ciudad. Sin embargo el alboroto continuaba y al cabo de unos pocos minutos dejé la sala hecho una furia… Llegué, de igual manera, a la parte posterior del escenario donde vi a Diaghilev que apagaba y encendía las luces del teatro en un último esfuerzo por calmar al público.

Igor Stravinsky (Expositions and Developments, Nueva York 1962).

(Igor Stravinsky por Picasso)

La Consagración de la Primavera es la obra más célebre de la primera etapa de Igor Stravinsky, uno de los compositores clave del pasado siglo. Pero, como han podido observar, su estreno produjo un célebre escándalo en París…

http://www.youtube.com/watch?v=_RBBlHqXRWY

(Observen este fragmento, en la versión de ballet de Pina Bausch)

No me atrevo a resumir la inmensa variedad estilística de Igor Stravinsky. Desde la absorción del nacionalismo ruso, hasta el neoclasicismo, sus aportaciones musicales, especialmente en el tratamiento rítmico así como su sentido de la orquestación resultan sorprendentes. Cultivó una gran variedad de géneros musicales: los ballets de su primera época son muy conocidos (El pájaro de fuego, Petrushka y el ya referido La consagración de la primavera). En la forma oratorio nos ofrece varias piezas maestras (Oedipus Rex, Sinfonía de los Salmos). Pero también en la ópera alcanzó singular relevancia (The Rake´s Progress). Su extensa obra es interesante por lo variada, como decía anteriormente. Es uno de mis autores preferidos del pasado siglo, sin duda.




(Escena de The Rake´s Progress)

No me atrevo a recomendar ninguna obra en concreto, pero una buena manera de conocer la obra del compositor de origen ruso es sumergirse en sus propias grabaciones. Las que realizó el compositor desde 1960 hasta comienzos de los 70 están recogidas en la edición de Sony “Works of Igor Stravinsky”. Reúne 22 CDs con la mayor parte de su obra. Imprescindible (y a un precio increíblemente bajo). Yo no me lo pensaría dos veces…